Datos de la tensión arterial alta, causas, pruebas, factores de riesgo, y más Fundamentos

La presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es la enfermedad cardiovascular más común.

La presión arterial se refiere a la fuerza de la sangre contra las paredes de las arterias, ya que corre por el cuerpo. Como el aire en un neumático o el agua en una manguera, la sangre llena las arterias a una cierta capacidad. Al igual que demasiada presión de aire puede dañar un neumático o el exceso de agua que empuja a través de una manguera de jardín puede dañar la manguera, la presión arterial alta puede amenazar la salud de las arterias y conducir a enfermedades potencialmente mortales, como la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

La hipertensión es la causa principal de ictus y una causa importante de infarto de miocardio. Sólo en los EE.UU., más de 30% de los adultos tienen presión arterial alta.

Si usted tiene presión arterial alta, es probable que encontrar información sobre él durante un examen de rutina. O bien, puede haber notado un problema al tomar su propia presión arterial. Asegúrese de ver a su médico para obtener un diagnóstico definitivo, y tener la oportunidad de aprender lo que puede hacer para bajar la presión arterial bajo control.

¿Cómo se mide la presión arterial?

Una lectura de la presión arterial aparece como dos números. La primera y la más alta de las dos es una medida de la presión sistólica o la presión en las arterias cuando el corazón late y las llena de sangre. El segundo número mide la presión diastólica, o la presión en las arterias cuando el corazón descansa entre latidos.

La presión arterial normal se eleva constantemente desde alrededor de 90/60 en el nacimiento hasta alrededor de 120/80 en un adulto sano. Si alguien fuera a tomar su presión arterial inmediatamente después de que habías pronunciado un discurso ni empujarlo 5 millas, la lectura, sin duda, parece alta. Esto no es necesariamente motivo de alarma: Es natural que la presión arterial suba y baje con los cambios en la actividad o el estado emocional.

También es normal que la presión arterial varían de persona a persona, incluso de una zona del cuerpo a otra. Pero cuando la presión arterial se mantiene constantemente alta, hable con su médico acerca del tratamiento. Constantemente la presión arterial alta obliga al corazón a trabajar más allá de su capacidad. Junto con lesionar los vasos sanguíneos, la hipertensión puede dañar el cerebro, los ojos y los riñones.